Mi mascota ha muerto, ¿qué debo hacer?

Estándar

Cuando una mascota muere, sus propietarios muchas veces sienten un enorme vacío, comparable al de una pérdida de un familiar. Ante la muerte de nuestra mascota, hay una serie de trámites que debemos seguir y que a continuación te contamos:

Comunicarlo en el registro

Como si de una persona se tratase, cuando muere una mascota registrada es necesario comunicarlo ante los registros de identificación donde se encuentra inscrito el animal para comunicar su fallecimiento. Como cada comunidad autónoma tiene su propia legislación, es importante informarse antes sobre las leyes públicas de salubridad e higiene para evitar una posible infracción legal.

Debes evitar enterrar tú mismo al animal. Para deshacerte del cadáver es obligatorio hacerlo a través de los servicios municipales o a través de alguna funeraria de animales y mascotas.

Llamar al veterinario

Lo mejor en estos casos es hablar con el veterinario de confianza. Él se hará cargo del cuerpo del animal, un par de días, hasta que nosotros decidamos si queremos que nuestra mascota sea incinerada o enterrada, siempre dentro de la legalidad.

Cementerio de mascotas

Es probable que muchos dueños quieran enterrar a sus mascotas bajo el césped de su jardín, en la cima del monte que solían subir o junto al rio donde se solían refrescar. Sin embargo, existe una alternativa a todo eso. Los cementerios de mascotas son el lugar idóneo en el que tu ‘amigo’ puede descansar sin violar ninguna regla.

Existen cementerios locales que ofrecen lapidas y ataúdes, diseñados al gusto de los dueños para que sus mascotas descansen eternamente.

Cremación

La incineración de mascotas en España es una práctica cada vez más utilizada. Aunque algunos dueños no soporten la idea de quemar a sus perros, es la mejor opción para que guardar los restos de su mascota. Siempre puedes guardar la urna en un lugar seguro y cerca de donde tanto tiempo estuvisteis.

Anuncios

Correr detrás… de tu perro

Estándar

El Canicross es una disciplina que se está consolidando en nuestro país y con una larga tradición en Europa, consiste en correr con un perro atado a la cintura con un cinturón y una línea de tiro que va hasta el arnés del perro. Habitualmente se practica sobre tierra, aunque de forma ocasional se puede practicar sobre nieve, corriendo este caso con raquetas si es nieve blanda o con zapatillas si es dura.

El Canicross fue introducido en España hace aproximadamente 15 años, en las competiciones regulares. A nivel federativo, depende de la Federación de Deportes de Invierno. En toda Europa el Canicross cuenta con mucha afición, existiendo una Federación propia con importantes campeonatos dedicados exclusivamente a esta modalidad y con un nivel competitivo altísimo.

El binomio hombre-perro hace especialmente atractiva esta práctica deportiva. Disfrutar de la naturaleza en compañía de un buen amigo y descubrir una afición en común con él, la pasión por correr, aportan un valor añadido a los aficionados al mundo de las carreras de montaña y a la vez amigos de los animales.

Para practicarlo sólo necesitas un arnés especial de tiro para el perro, no siendo válido los arneses de paseo, una línea de tiro con amortiguador y un cinturón de canicross que será ancho para proteger la espalda del corredor de los tirones del perro.

Lee más aquí.

Cerveza para perros (y otras frikadas para tu mascota)

Estándar

Directamente desde Flandes llega Snuffle, la cerveza que se presenta como la primera hecha para el disfrute canino: “Si yo puedo beber una cerveza o tres, ¿por qué no va a poder hacerlo también Canto, mi fiel braco de Weimar?”, se preguntó su creador, Arjan Berendsen. Y fue dicho y hecho: la cerveza perruna es ya una realidad.

Pero que nadie se asuste: no es una cerveza tal y como la entendemos, ya que no contiene alcohol ni carbónico. “Es algo más emocional”, explican desde Snuffle, cuyo objetivo era crear una complicidad aún mayor entre mascota y amo gracias a su bebida.

Lee más sobre esta noticia aquí.

La perro pastelería

Estándar

Charo atiende pedidos tras un mostrador repleto de ‘muffins’, ‘brownies’, ‘cupcakes’ y ‘macaroons’ cada mañana. Sus clientes no son nada habituales y poseen paladares muy exigentes: se trata de perros y gatos que buscan algo diferente y sabroso que llevarse a la boca. Con la ayuda de su hijo Álvaro, el repostero canino de Miguitas, en el corazón del madrileño barrio de Malasaña (Divino Pastor, 7), elaboran chucherías artesanas a base de harinas integrales e ingredientes naturales y frescos como fruta, hortaliza, verdura y carne, muy nutritivos y saludables para las mascotas. Los conservantes, aromatizantes, productos químicos o levaduras están vetados en este obrador.

 

Lee más sobre esta noticia aquí.

Algunos consejos para llevar con seguridad el perro a la nieve

Estándar

Ahora que al fin hay nieve mas o menos cerca, cualquiera puede verse tentado de pasar unas horas en familia jugando con la nieve. No sólo los niños disfrutan corriendo y resbalando, también la mayoría de los perros se divierten lo indecible triscando por la nieve y el hielo, así que no hay motivo para no ir con ellos también de excursión.

Lo que más hay que vigilar son las patas. Antes de salir de casa frota las almohadillas de las patas, sin duda la parte de su anatomía que más puede sufrir, con aceite corporal o algún producto específico, que ya los hay y muy buenos. De regreso al hogar, limpia bien las patas con agua tibia y sécalas a conciencia. Al menor síntoma de cojera, acude al veterinario. Si ha podido pisar sal o anticongelante (que es muy tóxico), asegúrate de que no se las chupa.

Lee más sobre esta noticia aquí.